Ejercicios de salto de obstáculos.

Los primeros 10 o 15 minutos a paso, buscando un buen contacto y una descontracción de mandíbula. El trabajo al trote será ligero, siempre levantado y hacia adelante, buscando una buena flexión de nuca que le lleve hacia un perfil redondeado. En esta etapa, los círculos grandes, semicírculos, vueltas y serpentinas, serán de gran ayuda para potenciar la flexibilidad, y siempre, con un movimiento decidido hacia a delante, con trancos elásticos y una buena suspensión.

Las transiciones trote-paso-trote nos pondrán al caballo más atento en el trabajo, para luego pasar al galope. En los primeros galopes buscaremos la cadencia e impulsión. Siguiendo con la búsqueda del movimiento decidido y amplio, iremos redondeando aquí más al caballo, buscando una mayor impulsión y un galope saltado.

Para ello nos serviremos de los círculos y semicírculos, y si es conveniente, serpentinas con algún bucle en trocado. Los alargamientos y acortamientos de aire pondrán al caballo más atento y en marcha, y después seguiremos con las transiciones galope-trote-galope en un círculo para mejorar el remetimiento de los posteriores y la respuesta a las ayudas.

Cuando tengamos al caballo en marcha, hacia adelante y atento a nuestras ayudas, pasaremos a los ejercicios convenientes, ya sea para mejorar la reunión en caballos que lo necesiten, o simplemente lo que acostumbremos a practicar antes de saltar; como cambios de pie, transiciones paso-galope, etc.

Será conveniente pasar barras de tranqueo y unas cruzadas de poca alzada para calentar al caballo en el movimiento de salto, y hay que tener en cuenta, que en el calentamiento la altura no juega ningún papel importante, es suficiente practicar con obstáculos bajos antes de pasar al salto en sí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada